29 de septiembre de 2017

Hay alegrías tan sutiles 
como el canto del pájaro 
cuando sale el sol; 
tan dulces como el perfume del jazmín,
tan refrescante como las uvas en el verano.
Y esa es la felicidad que siento hoy:
suave como el helado de limón,
relajante como escuchar tu canción favorita
o ver un cielo estrellado,
maravillosa como el arcoiris;
como la lluvia también.
Y esa es la manera en la que sonrío ahora:
con calma como el sonido del viento,
auténtica como la flor del cactus,
confiada con la mejor de las confidencias.
Esa es la alegría que siento hoy... 
esa es la tranquilidad que me das hoy.