2 de julio de 2017

Por todos los espacios, por todo el tiempo.

Un destino titubeante que pretende mi conformidad. Que desconoce mi plan y juega a prueba y error. Un universo que me pide paciencia, aunque no sepa muy bien para qué.
Y yo le plasmo a mi cabeza la imagen perfecta de hacer contigo lo que el mar hace con las olas, y lo que la luna hace con la noche.
Y yo le plasmo a mi costado mas humano y más paciente, la sabiduría que pretendo creer que tengo, de que todo estará bien, porque al final... siempre todo esta bien.
Pero al final de cuentas, la imagen vuelve a difuminarse y las nubes envidiosas tapan a la bella luna que ilumina mi noche. Y otra vez en cero, buscando comprender porque todavía no estás acá  para compartir conmigo la primavera, o ver el mar desde los médanos, mientras me tomas de las manos para decirme que no querés irte a otro lugar; nunca más

No hay comentarios.:

Publicar un comentario