3 de agosto de 2014

Formas de decir te amo, sin decir te amo.


Mientras no me falte
tu beso en las mañanas
y un café...
todo estará bien
(todo estará bien- Ricardo Arjona)

Él es el hombre que yo quiero. Me da un beso cuando pongo mi mejilla o cuando, al hablar, le acerco la boca.
Él es quien me hace cosquillas cuando pasamos muchos días separados y me extrañó. No necesita decirlo, porque así lo entiendo yo.
Él se sienta dándome la espalda cuando busca mimos y por detrás, cuando me quejo de mis contracturas en la espalda. Él sonrie de forma automática después de abrir la puerta y verme, y me hace sonreir a mi. Él desayuna solo para hacerme compañía, ve películas repetidas que sabe que me van a gustar. Me invita a cenar a los lugares que me gustan y pide el postre por mi, porque sabe y porque me conoce.
Él me abrazó cuando más lo necesite y secó todas y cada una de mis lágrimas. Me protegió.
Él me pregunta qué me pasa porque con mi mirada o mi tono de voz ya sabe, ya se da cuenta que algo no anda bien. Siempre intenta ayudarme.
Él me mira en silencio. Puedo advertir que esta pensando en mi, en que me ama y en todas esas cosas que dice, después. Y me sonroja. Él sonríe cuando le digo  "vos sos mi amigo, ber"
Él tiene la capacidad de decirme te amo cuando estoy por decirlo yo. Y nos lo recordamos en coro, ambos.
Él se apoya en mi pecho como un niño y yo siento ganas de protegerlo como tal. Lo abrazo fuerte, acaricio su pelo y lo amo, un poco más.
Él es capaz de quedarse despierto algunas horas observándome dormir. Y no se cansa de verme decirle que ya es tarde, que descanse. "Te miro porque sos mi novia y porque te amo"  suele decir. Y no importa cuanto me mueva por las noches, él va a encontrar la posición justa para dormir abrazado a mi. Él puede decirme que me ama aun estando dormido y puede sonreir cuando, en la misma situación, yo le acaricio el pelo.
Él juega videojuegos conmigo, me divierte y me hace muy feliz. Me invita a comprar ropa con él y me pide que escoja. Le gusta verme cocinar y a mi que cocine conmigo.
Él es paciente, libre, inteligente, sincero y nada me hace amarlo más. Me gusta saber que lo conozco mucho, que puedo saber como se siente aunque no se lo diga ni a sí mismo, él es increible. 
Pienso en como llegamos  hasta aca, no voy a decir que  lo conseguimos porque aspiro a más, pero sí lo vamos  logrando. Nos cuesta un poco, pero confiamos en lo que sentimos como un amuleto.
Hoy cumplimos un año y medio, dieciocho meses juntos. Es un lindo momento para recordar los pequeños detalles que hacen a la relación. Todo lo mencionado antes y un sinfín más de acciones, de momentos son los que engrandecen y afianzan el vínculo . Son formas de decirlo, sin siquiera decirlo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario