9 de septiembre de 2013

Dueña de un corazón tan cinco estrellas.

Se lo digo con una caricia, cuando me toca el pelo y cierro los ojos. Se lo digo cuando siento algo en el pecho, cuando me besa. Se lo digo cuando me abraza, cuando entro en un estado irreconocible. Se lo digo cuando lo veo llegar, entre su sonrisa y la mia, con la felicidad que me produce. Se lo digo cuando hago lo que sea por verlo reir, se lo digo cuando sus alegrías, sus tristezas y sus enojos son los mios. Se lo digo cuando me abraza al dormir, como si fuese un niño indefenso, se lo digo con mi necesidad de protegerlo. Se lo digo, definitivamente cuando lo miro. No hay forma mas sincera de gritarlo, cuando rasco su espalda, cuando intento darle calma. Se lo digo con un beso y se lo digo aun mas con una lágrima, con un enojo, cuando le digo cómo pienso en él. Se lo digo con un mensaje de buenos días, de buenas noches o con una llamada telefónica.
Se lo digo con hechos, con todos los posibles, con todos lo que me salen. Pero no puedo usar la palabra, no puedo usar la voz para decirselo, no puedo usar la voz para ser lo mas explícita posible; para decirle cómo me enamore.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario