25 de julio de 2013

20 de Julio, todos los días.

Estos días estuve retrotrayendo (si es que así se dice) recuerdos de mis años anteriores y son muy notables los cambios. Hay muchas personas que, en solo un año, dejaron de formar parte de mi vida de una forma inmediata e increíble. Me di cuenta que dejé atrás a personas con las que compartí miles de momentos, a personas que dije amar y que llamé "Amigo" muchas veces, personas que, aunque les confié muchas veces mis mayores secretos y les entregue mi amistad en bandeja, muchas veces no supieron retribuirme de la misma manera y quizás, por eso hoy no están conmigo.
Luego de darme cuenta de eso, reflexioné que, en verdad, eso no me importa. Siempre digo que, hay un lazo especial en cualquier relación que a veces se corta y jamás nada vuelve a ser lo mismo; si alguien me está leyendo puede pensar que soy exagerada, pero realmente me consta y puedo incluso contar experiencias personales que dan cuenta de esto de lo que hablo.
En fin, después de darme cuenta que no estoy arrepentida de esas decisiones que tomé. Me di cuenta que, a pesar de recordar con gracia y risas aquellas anécdotas y recuedos hoy, tengo en mi vida personas que me dicen " Soy tu amigo" con acciones y no con palabras, personas que aunque pasen los años y el tiempo; y estemos caminando por rutas tan diferentes, sé que están ahí y me piensan tanto como yo a ellos.
Cada uno es especial a su manera y con cada uno tengo  experiencias de amistad diferentes. Con algunos comparto mas de  10 años de amistad, a otros los considero hermanos, a otros le otorgué el titulo de psicologo sin siquiera haber estudiado. Es imposible no pensar en mis viejos también, los amigos mas incondicionales que puedo tener.
Sinceramente, hoy, cinco días después de la celebración del día del amigo. noto que en realidad tengo muchos amigos. Personitas especiales con las que puedo contar, compartir una charla, una cena, un fernet, una tarde de mates. Personitas que me bancan en las peores y en las mejores, que se alegran y se entristecen conmigo, personitas que me abrazan con alegría dsp de mucho tiempo de no verme y me bancan cuando saben que estoy de malas. Estas personas realmente son de oro; primero porque pueden bancarme así, con mi carácter, mi mal humor, con mi - a veces demasiada- frontalidad, con mis problemas o cuando estoy demasiado chispita, pero por sobre todo, son de oro porque me confiaron su amistad, me entregaron un pedacito de sí, me confían su vida, sus secretos, me confían sus problemas e incluso me piden consejos (si, a mi) .
CONFIAN. Esa es la importancia en este asunto. Esa confianza que ellos me otorgan y la cual, gracias a Dios, puedo yo otorgarle a ellos. Por eso les escribo hoy, a ellos, mis AMIGOS, así, con todas las letras y en mayúscula, porque a pesar que es el 20 de julio el día de celebración del amigo, yo estoy feliz de tenerlos, todos los días.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario