9 de diciembre de 2012

De Dios aprendí a no creer en el horóscopo ni en las cábalas. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario