23 de noviembre de 2012

Hace tres años que rezo cada noche pidiendole a Dios que te llene de fuerza para seguir, para curarte y recuperarte. Pero eso llego a su fin.
Siempre te consideré mi ejemplo a seguir, por esas ganas que le tuviste a la vida y por ser una leona, pero hoy solo le pido a Dios que no te haga sufrir porque me es insoportable solo imaginarlo.  Tambien le pido que te encuentres al abuelo y le cuentes cuanto lo extraño y que no dejo de pensar en él cuando una estrella en el cielo brilla mucho. 
No me dejen nunca. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario