30 de septiembre de 2012

Te das cuenta que estás al horno cuando se vuelve una necesidad oir su voz.

Nunca mejor dicho.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario